Hace algunos ayeres me encontraba en la encrucijada en donde, para poder continuar con mis estudios universitarios tenía que comenzar a trabajar en algo que me permitiera no sólo tener ingresos para mis gastos de la escuela, sino también contar con el lapso de tiempo para asistir a clases.

Gracias a una recomendación y a mi gusto por la publicidad impresa, comencé a trabajar en una revista local de Playas de Tijuana, por un periodo muy breve de sólo 6 meses, debido a que me representaba muchos gastos de transportación y tiempo de traslado tuve que dejar este trabajo. Por fortuna, encontré un lugar más céntrico que me permitía, no solo ahorrar en mis gastos de traslado, sino que representaba un buen reto: diseñador gráfico. Se preguntarán:”¿Cómo es que a un estudiante de Lic. en Informática le dieron la oportunidad de trabajar como Diseñador Gráfico en una imprenta? Hasta este momento no lo sé.

Tal vez fue el hecho de que en ese momento no eran comunes las personas con conocimientos para operar una computadora o tal vez fue debido a que yo conocía los dos programas de diseño gráfico más populares entre las imprentas en ese tiempo. De igual forma hice mi prueba de diseño muy rápido, aunque no fue perfecta, pero intuyeron que con el volumen de trabajo que la imprenta tenia, ocupaban a alguien veloz.

Nunca lo sabré, pero agradezco el gesto, ya que debido a esa oportunidad pude incursionar en el mundo de la publicidad en donde me desempeñé por más de 14 años. Permítanme explicarles un poco, era el año 1999 y la imprenta tradicional se encontraba en transición hacia la digital, es por eso que ocupaban personas que fueran diestras delante de una computadora; pero desafortunadamente era complicado enseñarles a los diseñadores veteranos cómo usar la PC, así que era más fácil contratar a alguien que ya la operaba y orientarlo hacia el diseño.

“No lo niego, fue confuso y un poco difícil al principio”

Eran muchos términos que no conocía, tales como: selección de color, CMYK, registro de colores, etc. Y si le sumamos que tenía que terminar mi trabajo antes de salir para trasladarme a la universidad, me encontraba bajo mucha presión.

A medida que me adentraba más en el mundo del diseño y la imprenta, me fui enamorando de la publicidad. Me cautivó la manera en como un diseño bien balanceado, agradaba visualmente y lograba el objetivo por el cual fue elaborado.

Desconocía la razón, pero la imprenta tenía mucho trabajo y había demasiada presión para terminar los trabajos lo más rápido posible. Finalmente, un día estando en la recepción me di cuenta de lo siguiente: en la imprenta ofrecían el diseño gratis a todo aquel que ordenara un trabajo. Fue cuando comprendí que no importaba qué tan bien o mal hiciera los diseños ya que al cliente le atraía la idea de que en un solo lugar pudiera hacer su diseño y además de esto, lo podía imprimir.

Este valor agregado, tenía muchas ventajas en comparación a su competencia:

1.- La mayoría de las imprentas, agencias de publicidad y freelancers cobraban por el diseño.

2.- El cliente podía hacer los cambios necesarios sin costo adicional.

3.- Como no existían sitios de imágenes gratuitas o logos gratuitos, contábamos con un catálogo de imágenes que puede seleccionar: control total.

4.- La persona encargada del mostrador, en su momento, fue el diseñador oficial así que contaba con experiencia en diseño y hacia un buen análisis de las necesidades de diseño del cliente.

5.- Ya aprobado el diseño, el trabajo era entregado al día siguiente. Como podrán darse cuenta, simplemente con el hecho de contratar personal adicional y ofrecer un servicio “gratis”, se lograba un objetivo, el cual era incrementar las ventas a través de un valor agregado.

Aquí hago una pausa a mi historia y te pregunto: ¿Qué hace diferente a tu empresa de las demás? ¿Ofreces algún servicio gratuito adicional? ¿Cuentas con personal calificado para tu área de servicio al cliente? ¿Qué estrategia debes elaborar para que tu cliente se convierta en embajador de tu marca? Por ejemplo, note como un cliente “pequeño” se convirtió en un embajador de la imprenta, el ordeno unas tarjetas de presentación, le encantaron sus tarjetas, nos recomendó a una planta recicladora que a la postre se convertiría en uno de los pilares en ingresos de la imprenta, ya que, con sólo los trabajos que ordenaba, se podía pagar la nómina de los 12 empleados que trabajamos.

Seguí trabajando con la empresa alrededor de 10 años y aún después de graduarme, hasta este día continúo con la amistad de mis supervisores y excompañeros de trabajo, regreso cada cierto tiempo para conocer novedades en la imprenta y aprender algunas nuevas estrategias de venta.

Descubre más estrategias efectivas para hacer crecer tu negocio, te invitamos a formar parte de la comunidad de emprendedores GKIC México.

Autor Enrique Gonzalez Colaborador de GKIC México

 

¿ERES UN EMPRENDEDOR CAVERNICOLA?
Descarga el Reporte y Descúbrelo
Nosotros odiamos el spam, por eso tu información no sera compartida a nadie.
Aparta tu Lugar
Reserva tu Lugar
* nunca compartiremos tu información a terceros.
Registrate al Seminario de Emprendedores y Mercadotecnia en BIT Center 6 Diciembre 5:30 PM
¿ERES UN EMPRENDEDOR CAVERNICOLA?
Descarga el Reporte y Descúbrelo
Nosotros odiamos el spam, por eso tu información no sera compartida a nadie.
¿ERES UN EMPRENDEDOR CAVERNICOLA?
Descarga el Reporte y Descúbrelo
Nosotros odiamos el spam, por eso tu información no sera compartida a nadie.
¿ERES UN EMPRENDEDOR CAVERNICOLA?
Descarga el Reporte y Descúbrelo
Nosotros odiamos el spam, por eso tu información no sera compartida a nadie.
¿ERES UN EMPRENDEDOR CAVERNICOLA?
Descarga el Reporte y Descúbrelo
Nosotros odiamos el spam, por eso tu información no sera compartida a nadie.